Publicado el Deja un comentario

La divinidad del Hijo del hombre (Jesús histórico)

“El cristianismo primitivo helenístico dio culto a Jesús en una aproximación a las divinidades paganas”[1].

Mucho se ha dicho de la cercanía entre el paganismo, sus cultos, creencias y divinidades y el naciente cristianismo que poco a poco se alejaba de la religión judía.

Los cultos mistéricos egipcios adoraban a dioses y divinidades como kæriow[2] e “hijo de Dios”, los emperadores romanos, persas y babilónicos también usaron el título de “Hijo de Dios”.

Según M. Hengel, el “hijo de Dios” es una expectativa mesiánica proveniente del judaísmo, más que de los dioses paganos egipcios o helénicos[3], para ello se cita a Salmos 2.7[4]. Mientras que para otros “Jesús no está en continuidad con las expectativas judías sobre el Mesías… pues no se identifica en modo alguno con las expectativas mesiánicas judías predominantes”[5].

Sin entrar en consideraciones históricas, bíblicas o cristológicas sobre este título de “hijo de Dios” es apropiado saber que “la clave de lectura es su relación con Dios”[6]; para John Dominic Crossan “decir que Jesús es divino o hijo de Dios está teológicamente más allá de la prueba o la refutación histórica”[7]. Por lo cual no hace parte, propiamente, de los estudios de Jesús histórico, sino más bien de la teología cristiana en general.

Así pues, desde el Jesús de la historia no se habla de hijo de Dios, aunque sí lo hace la teología cristiana posterior a su vida y mensaje.

[1] THEISSEN, BERD y MERZ, Annette, El Jesús histórico, Manual, pp. 565-566.

[2] kæriow, lat. dominus, desde la etimología griega es el propietario de un territorio o de esclavos (doèloi), un maestro o Señor en el sentido aplicado propiamente a Jesús como Mesías, pero también aplicado a los emperadores romanos y soberanos orientales.

[3] Cfr. THEISSEN, BERD y MERZ, Annette, El Jesús histórico, Manual, p. 568.

[4] Yo publicaré el decreto; Dios me ha dicho: «Mi hijo eres tú (ynIïB. yl;îae, me ui`o,j mou, filius meus es tu); yo te engendré hoy.

Cfr. Tárgum:

`ktyrb !yd amwy wlyak hakz tna yl ta abal rbk bybx yl rma hwhyd amyq y[tva.

[5] PELÁEZ, Jesús, “Un largo viaje hacia el Jesús de la Historia”, pp. 58 y 59.

[6] PUIG I TARRECH, Armand, “la búsqueda del Jesús histórico”, en Bíblica 81 (2000), Introducción.

[7] CROSSAN, John Dominic, El nacimiento del cristianismo, Qué sucedió en los años inmediatamente posteriores a la ejecución de Jesús, p. 27.

También puedes adquirir Libros y Cursos

© Julio César Cárdenas Arenas (@Profeabuismail)

Noticias y Libros gratis (Editorial Casa de Sabiduría)

* indicates required

Noticias y Cursos gratis (Academia Casa de Sabiduría)

* indicates required
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.