Publicado el 3 comentarios

Los discípulos, auxiliares de Dios y la mesa servida

En la sura llamada La mesa servida (al-Mai’dah)[1], se encuentra la aleya de la cual se toma su título con posibles referencias a la última cena o la multiplicación de los panes, es en todo caso, la petición de un prodigio para constatar la autenticidad de Jesús –la paz de Dios sea con él–. Es bien conocida la participación de Jesús –la paz de Dios sea con él– en la mesa con sus discípulos y con aquellos que hoy serían llamados “no cristianos”, en los Evangelios sinópticos se cuenta:

Aconteció que estando Jesús a la mesa en casa de él estaban también a la mesa juntamente con Jesús y sus discípulos, porque eran muchos los que lo habían seguido.[2]

De nuevo, en el contexto del retrato de Jesús –la paz de Dios sea con él– el sagrado Corán expresa:

Y cuando inspiré a los apóstoles (los vestidos de blanco) (الْحَوَارِيِّينَ): ‘¡Creed en Mí y en Mi enviado (وَبِرَسُولِي)!’ Dijeron: “¡Creemos! ¡Sé[3] testigo de nuestra sumisión[4] (a ti)!’ (مُسْلِمُونَ)”.

Cuando dijeron los apóstoles: “¡Jesús, hijo de María! ¿Puede tu Señor hacer que nos baje del cielo una mesa servida (مَآئِدَةً مِّنَ السَّمَاء)?”[5]. Dijo (Jesús): “¡Temed a Dios (اتَّقُواْ اللّهَ), si sois creyentes (مُّؤْمِنِينَ)!”. Dijeron (los apóstoles): “Queremos comer de ella. Así, nuestros corazones se tranquilizarán (وَتَطْمَئِنَّ قُلُوبُنَا), sabremos que nos has hablado verdad (وَنَعْلَمَ أَن قَدْ صَدَقْتَنَا) y podremos ser testigos de ella (وَنَكُونَ عَلَيْهَا مِنَ الشَّاهِدِينَ)”.[6]

Así pues, los discípulos son ejemplo de creyentes que luchan en el camino de Dios y son amados por Dios, en tanto creen en Jesús –la paz de Dios sea con él– y son de los piadosos.

En la sura llamada Las filas (as-Saff), el Sagrado Corán hace una exhortación a los creyentes a seguir el ejemplo de los discípulos de Jesús –la paz de Dios sea con él–, y a ser auxiliares de Dios:

¡Creyentes (يَا أَيُّهَا الَّذِينَ آَمَنُوا)! Sed los auxiliares de Dios como cuando Jesús, hijo de María, dijo a los apóstoles (vestidos de blanco) (لِلْحَوَارِيِّينَ): “¿Quiénes son (serán) mis auxiliares en la vía que lleva a Dios (أَنصَارِي إِلَى اللَّهِ)?” Los apóstoles dijeron: “Nosotros somos (seremos) los auxiliares de Dios”. […][7]

En las tres citas coránicas se menciona pues a los auxiliares, a los anṣar de Jesús –la paz sea con él– según las interpretaciones reconocidas en la teología islámica estos auxiliares de Jesús también son llamados al-naṣarā porque era un apelativo usual en árabe antes del tiempo de Muhammad (saus), por ayudarse mutuamente o porque están relacionados con el pueblo de Nazaret o con Jesús, a quien también llamaban “el Nazareno”.[8]

De las citas anteriores puede extraerse una convergencia ética en el seguimiento de Jesús –la paz de Dios sea con él–, desde la visión de los Evangelios y el Sagrado Corán; a saber, los tres aspectos que definen al musulmán: la fe, la sumisión al Creador y el buen obrar.

  1. La fe (imam), convicción o convencimiento, completos y seguros; ha dicho Profeta Muhammad –La Paz y las bendiciones de Dios sea con él–: “La fe es una confesión con la lengua, una verificación con el corazón, y una actuación con los miembros.”
  2. La práctica de lo establecido por Dios y la sumisión a los designios de Dios (islam).
  3. El buen obrar (ihsan); según un dicho del Profeta: “adora a Dios como si lo vieras, porque aunque no lo veas, Él te ve a ti”.

En el Gloriosos Corán, Dios –exaltado sea- dice:

Los creyentes, los judíos, los cristianos (وَالنَّصَارَى), los sabeos, quienes creen en Dios y en el último Día y obran bien (آمَنَ بِاللَّهِ وَالْيَوْمِ الآخِرِ وَعَمِلَ صَالِحاً), ésos tienen su recompensa junto a su Señor (رَبِّهِمْ). No tienen que temer y no estarán tristes.[9]

Las diferencias entre musulmanes y cristianos se encuentran especialmente en las doctrinas posteriores a lo expresado en los evangelios e institucionalizados como dogmas teológicos entre los cristianos, las diferencias no están en torno al mensaje de Jesús, pues su mensaje es el del monoteísmo, es decir de la existencia de un solo creador, el cual debe ser adorado y obedecido sin asociación alguna.

Que la gente (seguidores) del Evangelio (أَهْلُ الإِنجِيلِ) decida según lo que Dios ha revelado en él. […] A cada uno os hemos dado una norma y una vía (شِرْعَةً وَمِنْهَاجًا). Dios, si hubiera querido, habría hecho de vosotros una sola comunidad (أُمَّةً وَاحِدَةً), pero quería probaros en lo que os dio. ¡Rivalizad en buenas obras (فَاسْتَبِقُوا الخَيْرَاتِ)! Todos volveréis a Dios (الخَيْرَاتِ إِلَى الله). Ya os informará Él de aquello en que discrepabais.[10]

Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.[11]

[1] Aquí se encuentra la petición de los apóstoles –y la consiguiente oración de Jesús– de que descendiera para ellos un “ágape (ma’ida)” celestial.

[2] Mc 2.15, cfr. Mt 9.10.

[3] Refiriendose a Jesús.

[4] A Dios. Cfr 3.52, antes comentado.

[5] 78.19, cfr. La expresión árabe tiene resonancias de los Salmos (texto hebreo, traducción griega de la Septuaginta y de la Vulgata latina):

`rB”)d>MiB; !x’ªl.vu÷ %roð[]l; lae_ lk;Wyæh] Wrm.a’â ~yhiîl{ñaBe( WrªB.d:y>w:)

kai. katela,lhsan tou/ qeou/ kai. ei=pan mh. dunh,setai o` qeo.j e`toima,sai tra,pezan evn evrh,mw|

et male locuti sunt de Deo dixerunt numquid poterit Deus parare mensam in deserto

Otras peticiones de poder a Dios se expresan en Num 11.4 y 11.13 en torno a la comida.

[6] Corán 5.110 Cuando dijo Dios: “¡Jesús, hijo de María!; Recuerda Mi gracia, que os dispensé a ti y a tu madre cuando te fortalecí con el Espíritu Santo y hablaste a la gente en la cuna y de adulto, y cuando le enseñé la Escritura, la Sabiduría, la Tora y el Evangelio. Y cuando creaste de arcilla a modo de pájaros con Mi permiso, soplaste en ellos y se convirtieron en pájaros con Mi permiso. Y curaste al ciego de nacimiento y al leproso con Mi permiso. Y cuando resucitaste a los muertos con Mi permiso. Y cuando alejé de ti a los Hijos de Israel cuando viniste a ellos con las pruebas claras y los que de ellos no creían dijeron: ‘Esto no es sino manifiesta magia’.

5.111 Y cuando inspiré a los apóstoles: ‘¡Creed en Mí y en Mi enviado!’ Dijeron: “¡Creemos! ¡Sé testigo de nuestra sumisión!’“.

5.112 Cuando dijeron los apóstoles: “¡Jesús, hijo de María! ¿Puede tu Señor hacer que nos baje del cielo una mesa servida?”. Dijo: “¡Temed a Dios, si sois creyentes!”.

5.113 Dijeron: “Queremos comer de ella. Así, nuestros corazones se tranquilizarán, sabremos que nos has hablado verdad y podremos ser testigos de ella”.

[7] Corán 61.14. cita completa:

61.10 ¡Creyentes! ¿Queréis que os indique un negocio que os librará de un castigo doloroso?:

61.11 ¡Creed en Dios y en Su Enviado y combatid por Dios con vuestra hacienda y vuestras personas! Es mejor para vosotros. Si supierais…

61.12 Así, os perdonará vuestros pecados y os introducirá en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos y en viviendas agradables en los jardines del edén. ¡Ese es el éxito grandioso!

61.13 Y otra cosa, que amaréis: el auxilio de Dios y un éxito cercano. ¡Y anuncia la buena nueva a los creyentes!

61.14 ¡Creyentes! Sed los auxiliares de Dios como cuando Jesús, hijo de María, dijo a los apóstoles: “¿Quiénes son mis auxiliares en la vía que lleva a Dios?” Los apóstoles dijeron: “Nosotros somos los auxiliares de Dios”. De los hijos de Israel unos creyeron y otros no. Fortalecimos contra sus enemigos a los que creyeron y salieron vencedores.

[8] Cfr. MCAULIFFE, Jane Dammen, “Christians in the Qur’ān and Tafsīr”, en WAARDENBURG, Jacques (Ed.), Muslim Perceptions of Other Religions, A Historical Survey, pp. 106-108.

[9] 2.62.

[10] 5.47-48.

[11] Lc 14.23, cfr. Mt 16.24.

 

También puedes adquirir Libros y Cursos

© Julio César Cárdenas Arenas (@Profeabuismail)

Noticias y Libros gratis (Editorial Casa de Sabiduría)

* indicates required

Noticias y Cursos gratis (Academia Casa de Sabiduría)

* indicates required

3 comentarios en “Los discípulos, auxiliares de Dios y la mesa servida

  1. Se evidencia un mensaje interconfesional centrado en el monoteísmo… un mensaje de paz …

  2. es enriquecedor tal Buena información Dios الله les bendiga

  3. El Evangelio y el Sagrado Corán se reflejan puntos en común acerca del Profeta Jesús, hijo de María. En relación a los milagros realizados como prueba de su autenticidad, a la creencia en el monoteismo (solo un creador) y sobre las cualidades de los creyentes: la fe, la sumisión al Creador y el buen obrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.